Inicio >> Cirugía Reconstructiva

 

 
 

 

 

 

Procedimientos Quirúrgicos


- ¿Qué es la reconstrucción de la oreja?
- Oreja micrótica
- La consulta para corregir la oreja micrótica
- Valoración médica
- Planeamiento preoperatorio

Preparación para el operatorio en la reconstrucción de la oreja

- La anestesia
- Duración de la intervención
- Hospitalización
- El procedimiento
- Cuidado postoperatorio
- Recomendaciones para el postoperatorio en la cirugía

 



El procedimiento

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento en la reconstrucción de la oreja micrótica?

La reconstrucción de la oreja micrótica involucra generalmente una serie de cuatro etapas diferentes, a intervalos de dos o tres meses. Sin embargo, las etapas a seguir en una determinada reconstrucción dependen de la valoración que se haga de los vestigios micróticos. Es entonces cuando el cirujano establece el tipo de tratamiento a seguir y las etapas que puede tomarse:

La reconstrucción del oído se puede realizar de tres maneras:

 
Reemplazo con prótesis.
 
Reconstrucción con un marco protésico.
 
Reconstrucción con marco de cartílago autólogo.

 

La reconstrucción con marco de cartílago autólogo es una técnica muy utilizada.

Reconstrucción con tejido autólogo

1.Primera etapa

Obtención del cartílago costal

Teniendo en cuenta la forma de la oreja en el niño pequeño, se obtienen cartílagos costales del lado contralateral a la oreja que se va a construir. La extirpación del cartílago tiene lugar en la zona de la sexta y la séptima costillas, que proporciona material suficiente para tallar el cuerpo del armazón de la oreja en reconstrucción. Segmentos adicionales para el borde helicoidal provienen de la octava costilla.


Construcción del marco del cartílago auricular



 

El cirujano talla la silueta básica de la oreja con gran cuidado.

 
 
El marco auricular ya formado acentúa los finos detalles del oído normal.
 
 
El marco auricular construido suele ser más grueso que el natural con el fin de proyectar la forma y los detalles de la oreja sobre la piel.
 
 
Se sumerge en una solución esterilizante por 15 minutos.
 
 
Los segmentos del cartílago se fijan con suturas de nylon.
   

 

Disección del remanente de la oreja y colocación del marco

Este es un proceso que varía en cada paciente. En muchas ocasiones el remanente amorfo es retirado completamente y se crea un bolsillo cutáneo para cubrir el marco y procurar la profundidad necesaria para la depresión de la concha. Se colocan unos tubos de drenaje, los cuales se mantienen hasta el cuarto o quinto día del postoperatorio.

En los casos en que hay presencia de lóbulo auricular y existe disponibilidad de piel, las incisiones se modifican para hacer buen de estos.

2.Segunda etapa

En la etapa posterior a la reconstrucción auricular, después de la implantación del armazón inicial, se crea el nuevo lóbulo. Estas posteriores intervenciones son mucho menos complicadas, se hacen mediante cirugía ambulatoria de aproximadamente una hora y las suturas se retiran una semana después de la intervención.

3.Tercera etapa

En esta tercera etapa se realiza la elevación de la oreja e injerto cutáneo. La oreja formada en la reconstrucción inicial se levanta y luego se aplica un injerto de piel en la parte inferior de la oreja. La cirugía es ambulatoria, puede tener una duración de dos horas y las suturas se retiran una semana después de la intervención.

4.Cuarta etapa

En la cuarta etapa de la reconstrucción auricular el cirujano realiza la profundización de la concha y trabaja para alcanzar simetría y proporción en los contornos de la oreja. La cirugía es ambulatoria, puede tener una duración de dos horas y las suturas se retiran una semana después de la intervención.

Reconstrucción auricular en las deformidades adquiridas


La reconstrucción auricular de las deformidades adquiridas presenta problemas particulares que obedecen generalmente a traumas, patologías o accidentes. En estos casos la falta de cobertura cutánea es un problema crítico generalizado. Los tejidos locales suelen estar muy alterados por cicatrices y necesitan ser sustituidos por injertos cutáneos antes de poder iniciar la verdadera reconstrucción.

En estos casos, puede recurrirse a técnicas de reconstrucción, previo estudio del facultativo, como la técnica de colgajos, anteriormente expuesta. Otras herramientas con las que cuenta el cirujano son:

Prótesis auriculares

Las prótesis auriculares se reservan para los pacientes en los que la reconstrucción quirúrgica no es posible o está contraindicada, o bien por gusto particular del paciente. En la mayoría de los casos, la prótesis auricular no es práctica para uso en los niños. Sin embargo, puede ser útil para pacientes que han sido sometidos a intervenciones por cáncer.

Desventajas

 

Sensación de llevar una “parte artificial”.

 
 
Temor de desplazamiento de la prótesis en público.
   
  Irritación local de la piel por uso del adhesivo.
   
  Diferencia de color.
   
  Preocupación social.
   

La prótesis puede utilizarse también en períodos de prueba mientras se hace la reconstrucción quirúrgica. Cualquiera que sea la decisión que tome el paciente, sería erróneo extirpar preliminarmente el lóbulo micrótico u oreja existente con el fin de brindar una mejor superficie para la colocación de la prótesis.


Utilización de tejidos residuales

La rápida aproximación inicial de los tejidos residuales y el cuidado adecuado de la herida facilitan la reconstrucción posterior.