Inicio >>Consulta para la cirugía plástica >>Factores de Riesgo en Cirugía Plástica

 

 
 

 

 

 



Factores de Riesgo en Cirugía Plástica

La cirugía plástica, al igual que muchos otros tratamientos médicos, implica ciertos riesgos que usted debe conocer y entender. La cirugía plástica no es una ciencia exacta. Aún bajo las más óptimas condiciones médicas y quirúrgicas, resulta imposible pronosticar la forma como determinado organismo puede reaccionar ante un tratamiento médico. La decisión del paciente al someterse a una intervención quirúrgica debe estar fundada en la relación del riesgo frente al beneficio potencial.

Ningún cirujano desea una complicación en medio de una intervención quirúrgica. Es por esto que como medida de prevención el equipo médico se adelanta a cualquier posible eventualidad y toma las medidas necesarias que se anticipan al problema. Gracias a la preparación preoperatoria y a la valoración preanestésica que se llevan a cabo como parte del protocolo quirúrgico, la incidencia de complicaciones quirúrgicas es realmente baja. Sin embargo, es obligación del médico enterarle de los posibles riesgos que conlleva toda cirugía.

Los riesgos pueden variar en relación con la magnitud del procedimiento quirúrgico, la dificultad de la lesión a corregir, y por supuesto, las características propias del paciente. Recuerde que toda cirugía implica riesgos. No obstante, todo riesgo es susceptible de prevención. Entre las complicaciones que pueden presentarse están:

Riesgos cardíacos:

El cirujano tendrá en cuenta el historial médico del paciente para evaluar su condición cardíaca. Si es necesario realizará las pruebas cardiológicas que autoricen su paso por cirugía. En todo caso el paciente permanece monitorizado y vigilado durante el procedimiento y luego de éste hasta su absoluta recuperación.
 
 
  Riesgos pulmonares:

Con
anticipación el paciente ha sido valorado en relación con sus pulmones y vías aéreas. Así mismo ha recibido instrucciones precisas sobre el riesgo que implica fumar. En caso de que el paciente no cumpla con las condiciones físicas que garanticen su salud y seguridad, o si no ha acatado la recomendación de dejar de fumar, el cirujano estará en libertad de negarse a practicar la cirugía por implicar alto riesgo para la vida del paciente.
 
 
Hemorragias:

Este es un riesgo de posible ocurrencia en toda cirugía. No obstante, los análisis hematológicos preoperatorios pueden ayudar a prevenir una potencial complicación.
 
 
Trombosis:

Las trombosis venosas en las piernas pueden originar embolias pulmonares. Esta potencial complicación se puede tratar mediante una terapia de anticoagulación con medicamentos como la heparina o la warfarina que hacen más fina la sangre. Si se supone del riesgo de trombosis, es aconsejable hacer que el paciente deambule tan pronto como le sea posible, luego de la cirugía. La Dra. Nieto acostumbra a seguir una serie de estrategias que se aplican antes, durante y después de la cirugía con el fin de prevenir esta eventualidad. Si quiere saber más a este respecto puede visitar la sección Protocolo de profilaxis antiembólica.
 
   
Riesgos de infección:

Existe riesgo de infección interna o en la herida. Dependiendo de cada caso particular, es posible que el cirujano recomiende una profilaxis antibiótica. De cualquier manera el paciente recibirá antibióticos dentro de su medicación postoperatoria como una manera de evitar la aparición de infecciones.
 
   

Todo riesgo potencial es tratado de forma preventiva. Aquellos pacientes de mayor edad y enfermos tienen una mayor probabilidad de sufrir complicaciones durante o después del proceso quirúrgico. Las personas diabéticas, hemofílicas, anoréxicas, obesas, bulímicas o hipertensas no tratadas corren mayor riesgo de complicaciones que las personas sanas.

El paciente puede ayudar a minimizar los riesgos al elegir un cirujano plástico avalado por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, así como una clínica certificada para llevar a cabo su procedimiento. Es de suma importancia seguir todas las recomendaciones médicas para así minimizar los posibles riesgos quirúrgicos.